Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Saeptum Reformatory {normal}
Miér Mayo 30, 2012 4:31 pm por Christine Meyer

» {*} Funny, did you hear that? Funny!
Dom Mayo 06, 2012 12:47 am por Olymphia E. Knight

»  #Alice Germanotta ~
Mar Feb 14, 2012 8:01 pm por Alice Germanotta

» Registro de Avatar Femenino
Mar Feb 14, 2012 4:39 pm por Alice Germanotta

» Intruso Orgulloso {Valmont}
Dom Ene 22, 2012 1:50 am por Derek Princeton

» Sex, Drugs and Rock & Roll {+18 recien abierto~Elite}
Sáb Ene 21, 2012 11:09 pm por Afiliaciones

» ¡Queremos Fiesta!
Sáb Dic 17, 2011 6:39 pm por Jade M. Dallas

» Atlantic Coast School{Normal}
Miér Nov 23, 2011 4:05 pm por Michelle Harris

» Preston College -AFILIACIÓN NORMAL-
Mar Nov 22, 2011 3:50 pm por Afiliaciones

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 15 el Dom Jul 24, 2011 2:11 am.
Bianca Cipriano Daniel Evans Olymphia E. Knight Joseph O´Shea
"Fallen Daggers" es un foro basado en historias relacionadas con seres mitologicos. Tanto la historia, personajes cannon como el diseño del foro, son propiedad de los creadores del foro; Bianca Cipriano, Daniel Evans & Joseph O'Shea. Cualquiero señal de plagio sera denunciado. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

Eileen Valmont

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Eileen Valmont

Mensaje por Eileen Valmont el Dom Ago 21, 2011 6:26 pm

• DAGAS DE PLATA

INFORMACION BASICA

Nombres: Eileen Amelie
Apellidos: Valmont
Edad: 21 años
Fecha de Nacimiento: 30/09/1990
Tiempo en la Daga: cuatro años y medio
Sexualidad: Heterosexual
Nacionalidad: Franco-inglesa


DESCRIPCION FISICA

Apariencia:
Complexión y altura: Estatura que supera por algunos centímetros la media, Su cuerpo esta bien balanceado y curveado, sus rasgos son finos agradables y limpios, dando como resultado imagen agraciada de una delicada y fragante rosa, única en su tipo, herencia de su madre y su padre.

Rostro: De tez clara y cabellos castaños ligeramente ondulados y largos, posee un color de ojos un tanto especial, combinando de manera pulcra el verde aceitunado y el chocolate, son sus ojos en donde se puede ver la verdad de sus emociones, pues absolutamente expresivos aunque trate de evitarlo. Su sonrisa es impactante y franca, del tipo de sonrisas que puedes pasar horas admirándola.





Avatar: Mary Elizabeth Winstead


WHO THE HELL ARE YOU?

Personalidad: Si hubiera que definir el como es Eileen Valmont en pocas palabras sería como Guerrera, Sobreviviente y eterna buscadora. De buenos modales por educación y esencia misma. Decidida y determinada, alegre y sonriente, aunque puede llegar a ser un tanto obsesiva.

Eileen es capaz de ser todo y a la vez ser nada, ser sonrisa y encanto o bien volverse un desafío total del mismo modo que puede dar ternuras infinitas y ser el abrigo reconfortante o bien aquella persona que sabrá justo como darte una estocada. Pese a tener el porte, no hace de ello una ventaja, ser seductora jamás a sido una de sus fijaciones mas grandes, aunque tenga ademanes llenos de gracia y coquetería. En búsqueda de la verdad, o mejor dicho, su verdad busca ser quien le gustaría ser evitando así arrepentimientos, la competencia que vive no es contra nadie si no consigo misma, no siente necesidad por demostrarle a nadie mas lo que es, ella sabe perfectamente quien es.

Decidida. Tiene un fuego interior que jamás podría pasar desapercibo y. por ende provoca reacción. Alabada por unos, odiada por otros. Es astuta, y de carácter fuerte y valiente, tanto que en medio de sus pasiones sea ira o sea amor no mide consecuencias y aun así sale a flote. Bajo ninguna circunstancia aceptara ser la victima de las circunstancias, y si así fuere, saldrá adelante. Tiende a ser amable mas no por ello es débil, sabe dar a cada cual lo mismo que le prodigan, comportamiento que le parece el mejor al ser simple, llano y justo.


Eileen se esfuerza en lo que hace, casi de una manera obsesiva, cuando algo llama realmente su atención se dedica única y exclusivamente a ello, para dar lo mejor, para hacerlo perfecto, no importa entonces el trabajo y la dedicación que requiera para lograr su meta.

Esa es una característica interesante en Eileen, sus objetivos son tratados casi como tesoros delicados y preciosos y les brinda la misma atención y amor que se merecen, algo admirable en estos tiempos donde la mayoría se declara poderoso y el mejor; Eileen por el contrario, va a su propio ritmo, haciendo las cosas con convicción, no importa el tiempo que estas tarden.
Es realista pero al mismo tiempo se esfuerza por creer, al menos hasta que se demuestre lo contrario. Su gran defecto es dar la piel por los que ama, montando incluso en cólera contra ellos mismos, para evitar su auto destrucción. Así como cree puede virar rápidamente a la impasibilidad y la mejor estrategia para deshacerse de aquellos que hagan daño a esos seres tan suyos, montando perfectos planes.
Leal hasta la muerte, Pelea con una pasión digna de admirarse por lo que ella considera justo.


Gustos: tiene un gusto fijo en las obras de arte y cada expresión de la misma. Adora el teatro y la literatura, aprecia la música y en sus palabras el baile es el resultado de una celebración a la vida. Le gusta la ciencia.
Odios: La estupidez y el victimismo.
Manias: Sonreír de lado y arquear su ceja derecha cuando algo no lo cree o le sorprende. Acaricia su labio inferior cuando planea algo.
Miedos/Fobias: Le tiene pavor a los escorpiones

Historia:
El respirar comenzaba a ser para mí una labor difícil, cada vez que lo hacia sentía un horrible dolor punzante en mi costado que parecía incrementarse cada segundo de una manera inverosible. Se supone que no debería sentir tanto dolor, no con el shock de adrenalina que seguro presentaba mi cuerpo, pero al parecer eso no aplicaba en mi sistema, pues lejos de no sentir el dolor era consciente de todas y cada una de mis heridas que parecían arder.
Seguro todos mis sentidos estaban muy despiertos, más que eso, parecían haber sido potenciados, pues lograba percibir la caricia del aire, dándome cierto remanso, podía sentir los rayos de luz incidir sobre mis parpados y decididamente podía distinguir la detestable esencia de el, la de mis "acompañantes" y todo a mi alrededor incluyendo por supuesto ese olor a sal y oxido procedente de la sangre, mi propia sangre.

Seguí luchando, cada vez con más ahincó. La orda era grande, pero eso no debería significar nada, si acaso el saber que no debía permitir que alguno de ellos sobreviviera. Así funcionaban las cosas, ellos intentaban robar alas, i misión en la vida era el impedirlo; era simple.
Sin embargo, la pelea no fue justa y basto un movimiento traicionero para estar a merced de tres de ellos, todos ellos clamando por la vida de una hibrido; mi vida.

No debería sorprenderme ser atacada de esa manera, y en realidad no lo hacía, siendo así me defendí cuanto pude, tres era complicado, más no imposible si sabía jugar bien mis cartas, hasta el momento en el que Caeser, como se llamaba mi enemigo en particular llego con una fuerza atroz, con único objetivo de atravesarme con su espada.. y así lo hizo. No había escapatoria, había sido atravesada y mi vestido de color claro yacía impregnándose segundo a segundo de mi sangre. Como si quemase, los damons a mi alrededor me soltaron dejándome caer en la tierra. Era una noche obscura, y en esa noche moriría.
No podría cumplir con mi palabra, no podría cumplir aquello que juré, no podría vivir más a su lado, ni siquiera podría iniciar la vida que habíamos prometido.. si tan solo hubiera hecho caso de sus ruegos, esto no habría pasado, yo seguiría con vida, y viviría para seguir luchando más adelante. En ello ya no había remedio… pero tampoco sentía arrepentimiento, ¿qué tan maligno había de ser para llegar hasta ese punto? ¿Qué tan diferente era de los Damons si moría justo después de herir a la persona que amaba?... era terrible, la persona que me había cambiado, que despertó mi alma y me dio a conocer lo que eran los sentimientos hubiese resultado herido por mi culpa, aun sin quererlo herí a la única persona que realmente me importaba y eso jamás me lo perdonaría. Vaya, al parecer ese sueño recurrente se había convertido en una realidad, aunque nunca imagine que la persona que moría era yo.
Pronto los golpes y la estocada comenzaron a dejar de sentirse, sentía la presión que seguían infringiendo pero como algo lejano, pues poco a poco me estaba sumiendo en la oscuridad y ahora ni siquiera sentía dolor, ahora solo quedaban mis pensamientos.

¿El había dicho que moriría por algo que no valía la pena?, no había manera de estar mas equivocado, claro que valía la pena, era lo correcto, todo mi ser lo sabía. Mi vida a cambio de la suya o de cualquier ser con alma era un trato que haría 1000 veces, el no merecía morir, en cambio, yo estaba preparada, para esto había nacido y sido formada. Un sacrificio, pero el más dulce de todos a los que alguna vez me había enfrentado.
En realidad esperaba que me odiara, lo deseaba con todo mi ser, de esa manera el no me buscaría y por tanto estaría a salvo. No sería bueno pedirle nada a Dios a sabiendas de que cada petición sería seguramente una petición egoísta, pero aun así imploraba por que el no viniese, que se mantuviera alejado, el fin estaba cerca para mi, no deseaba que también lo estuviese para el.

Sin embargo un pensamiento se formo en mi mente… alguna vez tuve elección? Fui hecha para esto, mi madre, aquel ángel caído sabía la realidad y yo siempre la admiré, siempre quise seguir su ejemplo y por ende había hecho mis elecciones influenciada por completo, pero con toda convicción de que no querría hacer algo diferente. Dar la vida por alguien era la cosas más buena que había hecho, el mundo debía tener a alguien que mantuviera la fe, alguien que demostrara que no todo estaba perdido, y yo estaba tranquila, moría por la causa adecuada.

Y de repente todo, inclusive mis últimos pensamientos comenzaron a atenuarse, llegando a la nada, tal vez eso fuese lo que me esperaba al final de cuentas... la nada ¿seria así solo para mi o la nada era exactamente lo que le esperaba a todos?. Y entonces de la nada surgió una imagen, mas que eso, un recuerdo feliz, uno de los mejores días de mi vida, el día en que lo que sabía del mundo había sido derribado para darle paso a una nueva realidad, una realidad feliz. Podía verle sonreír, inclusive podía observar sus ojos brillantes llenos de paz, tanta que la irradiaba y lograba llenarme de tranquilidad, más que eso, sentí que en ese momento nada me hacía falta y eso para mi era lo mas parecido a el paraíso.

El era real. Aun en la obscuridad su fuerza y su calor abrazaron cuerpo, exigiendo lo imposible, que permaneciera con vida –lo siento- musite apenas mientras hacía lo posible por abrir los ojos y tapar la herida en la boca del estomago con mis manos. Había tantas promesas a las que faltaría. Ya no me quedaba tiempo y si bien el me reclamo y grito ya no se podía hacer nada. Los segundos estaban en contra y pese a desear con todo i ser, decirle cuanto le amaba, el hacerlo le marcaría para siempre. Guardar el amor que le tenía para no hacerle más daño, eso era todo lo que me quedaba. No sabía si tendría fuerzas para hablar más, ni que tanto e alcanzaría el aliento para consolarle, pero al menos podría hacer una ultima proclamación, a el y a la eternidad misma –siempre estaré contigo-
Intente acariciar su rostro, pero ahora mismo, no era dueña de mi cuerpo, aún así.. Dios fue bondadoso al poder morir en sus brazos; Si este era mi último recuerdo, si este fuese mi último pensamiento, estaba agradecida, y ahora... ahora solo quería dejarme ir.

Pandora Howgart, una hibrido que pertenecía a la daga de plata. Había muerto una noche de agosto de 1941.


Las segundas oportunidades se dan, los deseos intensos se conceden, sobre todo a seres que vivieron para servir y que lucharon en un juego de ajedrez donde ella al final de cuentas pareció ser una pieza fácilmente sacrificable.
Una vida que no floreció del todo, promesas que jamás se lograron cumplir. Dios es misericordioso y Dios fue quien la regreso antes de tiempo a la tierra. Deberían pasar siglos, pero aquel ser siempre permitía excepciones como esa. Pandora había deseado quedarse, y su alma estaba inquieta, porque deseaba ir y cumplir su promesa; estar con aquel hombre.

Eileen Valmont nace en Blois, Francia, un 30 de septiembre en el seno de dos familias con excelente linaje sanguíneo. Su alumbramiento dejo debilitada a su adre de tal suerte que poco después de su nacimiento, ella murió. Poco más adelante, Los Valmont abandonaron Francia para residir en Inglaterra. No recuerda nada de ella y todo lo que sabe de aquella mujer que le dio el ser es por historias de su padre, por algunos retratos y algunas fotografías. Aquella bebita que fue Eileen alguna vez, no quedo den desamparo de aquel lado maternal, tan necesario en una educación completa. Su educación quedo a manos de Charité Valmont.

A diferencia de sus hermanos (que eran tratados con dureza por su abuela) las cosas para Eileen con aquella mujer fueron lo mejor, la educación y el amor más intenso que alguien pudiese desear por parte de su abuela. Charité era fuerte, era cínica, era divertida y libre; era encantadora. Para con su nieta, Charité siempre fue protectora, entendedora y desafiante.
Empecinada en que su nieta no correspondiese a la descripción de una chica de bajo perfil, le dio libertades, le enseño que se puede ser una dama, ser tierna, pero si se es también se debía ser fuerte, seguir su propio camino y jamás rendirse. Para Charité el momento en el que alguien dejase de luchar, sería un muerto en vida. Eileen creyó en ello. Su abuela fue la madre que conoció, o al menos de la que conserva recuerdos en vez de relatos. La libertad y la seguridad fueron grabadas a fuego en aquella niña Hubo límites, Charité fue muy cuidadosa en diferenciar la libertad con el libertinaje, así mismo le inculco los valores que así mismo le había inculcado a su hijo.

Juliete, la madre de Eileen, si bien no pudo disfrutar de su hija demasiado tiempo, estuvo presente en la misma en cuanto a ensoñaciones. Lo curioso es, que pese a ser toda una Valmont, Eileen no tiene demasiadas semejanzas físicas con su familia. Desde pequeña tuvo una inclinación especial por el arte, por los días nublados y esa deliciosa melancolía que venía junto con la inspiración, justo como lo hiciere Juliete.
El aire y el fuego se convirtieron en sus elementos favoritos y por circunstancias bien definidas y diferentes una de la otra. El aire la representaba a ella, a su alma libre; el fuego, como logro percibir su abuela se debió a que Eileen a pesar de ser la menor de sus hermanos tenía una debilidad insólita hacia las pasiones, la pequeña era fuego, una bella danza de cosas encontradas en una pequeña persona. Así la describió su mismo padre.

Si Mihael (su hermano mayor) se quejaba de su abuela, Eileen siempre daba argumentos que demostrasen lo contrario, era lo que conocía por madre, pero, en ocasiones, al ver un retrato sin vida en medio de las grandes escaleras de la familia Valmont, a media noche se preguntaba el como era aquella voz, el como hubiesen sido las caricias y la ternura de Juliete y, deseo con toda sus fuerzas que al menos, hubiese un algo que la hiciera escucharla. No pudo hacer nada de aquello, por supuesto.

Jacque Valmont, su padre, en varias ocasiones encontró a Eileen dormida junto al retrato de su madre y todas aquellas ocasiones un sentimiento de zozobra le sobrecogía; después de todo, Eileen ansiaba algo que el, no podría darle, bajo ninguna circunstancia.
Su primer estallido indicativo de que ella era diferente sucedió en una cena familiar, cuando después de que sus hermanos comenzaran a asustarle por medio de objetos creados por ellos, fue capaz de expulsarlos hasta el otro exrtemo de la habitación. A partir de ese momento Eileen parecía mostrar más agilidades, y percepciones fuera de lo normal.

Su abuela se sintió orgullosa, una chica poderosa auguraba ella. Una chica que debería saber más que las mujeres comunes.

Lo cierto en todo ello era que Eileen, que no era si no Pandora Howart reencarnada, estaba destinada a ser parte de las dagas de plata, una vez más. Lo cierto era que había crecido en el seno familiar agradable, y perfecto en varios sentidos casi como un premio a su sacrificio anterior. Nació Valmont por una sola razón; tanto Charitie como Jaque creían en fuerzas más allá de su entendimiento.
Eileen nació siendo Valmont, pero su aspecto físico era con exactitud, el mismo que porto como Pandora, renació por completo, su alma, evidentemente era misma, la de la hibrido que alguna vez fue, sin memoria alguna ni conocimiento de su pasado. Ella o lo conocía, pero si lo conocían los ángeles caídos.
A los 15 años su abuela falleció y la noticia no fue bien recibida; a partir de de ese momento, Eileen comenzó a escaparse por las noches, intentando despejar su mente. Sus hermanos no estaban con ella en esos momentos, lo cual era lamentable y si bien siempre ah estado con ella, Charité representaba demasiado para la joven. Tenía a su padre, sin embargo y su padre un buen día decidió que sería bueno para su hija regresar a sus orígenes, Francia. Ahí mismo se estableció contacto con lo que ella podría denominar, habilidades especiales. Podía ver otros seres podría escuchar algunas voces, demasiado quedas para el oído humano más allá de ello, Eileen comenzó a presentir sucesos. Soñaba cosas, cosas y lugares que no conocía, lugares que eventualmente conocería con exactitud descritos, cual si hubiese visto alguna película. Su historia no es una tragedia, es simplemente el seguir con convicción sus pensamientos.

Los Valmont, o mejor dicho, ella y su padre no permanecieron demasiado en Francia pero si lo suficiente como para que ella fuere contactada por los miembros de la daga y que ella por fin volviese a decidir su destino. Le encontraron una noche obscura justo cuando camino al cine un damon la ataco, un damon débil, debía añadir. Ella se defendió con naturaleza que parecía que no procedía de ella y un poco más adelante, unos seres que se identificaron como ángeles, le salvaron. Sobra decir que jamás vio aquella función, pero si conoció la historia de las dagas de plata y la lucha eterna entre el bien y el al. Al parecer conocían as de ella que ella misma y, no dudo un instante en aceptar. Su padre estuvo al tanto y simplemente acepto.

Hay algunas interrogantes que quedaron ene l aire, para empezar, el porque su padre había aceptado tan fácilmente. Y el porque algunos en la daga de plata observaban a la joven con tanto detenimiento. Era idéntica a Pandora.. era la reencarnación de pandora, según los ángeles caídos que lograron conocer a aquella hibrido que había muerto hacía más de cincuenta años. Baste decir que nadie ah tenido deseo alguno de revelar a la joven en el transcurso de su estancia y adiestramiento que no es si no un ala reencarnada y que su madre, en su vida pasada fue un angel poderoso, que por ese hecho Juliete, su madre humana murió al darle a luz.

Entre esas dos encarnaciones, Pandora y Eileen tienen diferencias manifiestas. Si bien el parecido era apabullante para los profesores de dicha institución, su carácter era diferente al de Pandora, diferente y al mismo tiempo demasiado parecido. Eileen al saberse en la daga esta consciente de que hay que hacer, pero no lo considera un sacrificio, su carácter es más relajado, más libre.. es feliz. El juego de estrategia que tenía Pandora ella también lo manifiesta y es excelente en ese ambito, sigue mostrando la misma determinación, pero ahora Eileen es una apasionada de la vida, disfruta a cada segundo, se entrega a cada cual..
Su adiestramiento fue de lo más rápido, parecía manejarse con demasiada habilidad, habilidad debida tal vez, a que su condición en el pasado era la misma que ahora y fue por ello que no tardo demasiado para ser más allá de una discípula, una miembro más de la orden.

Actualmente, ostenta 21 años de vida y es la más reciente daga de plata. Poco se ah comunicado con su padre, y lo cierto es que tiene relaciones suficientes como para moverse en los mundos donde la elite se codea uno con los otros, sin embargo ella desea usar en beneficio de la daga lo que sabe. Es una excelente bailarina, y su plan es sencillo. Estar en el lugar justo donde se requiera ayuda. Los bares de noches y los centros de espectáculo es un excelente lugar para empezar. Ser bailarina de aquellos lugares le permitirán estar en el momento justo, y en el lugar indicado para localizar a almas a punto de ser robadas por damons.
En el colegio ahora busca impartir clases, pero debido a su corta edad de momento deberá ostentar el cargo de enfermera.




HISTORIA LABORAL

Estudios Universitarios: En la daga de plata
Empleo: Bailarina en el moulin rouge
Cargo en la Daga Enfermera (por el momento)


OTROS DATOS

Sobrenombres o Motes: Eilee
Signo Zodiacal: Libra
Mascotas:
Tus Recuerdos: resplandores ajenos a ella, recuerdos que jamás a vivido
Tu gustaria olvidar: Desearía que su abuela aún estuviese con ella


TUS COSAS
Celular: ...
Cuenta Bancaria: ...
Galería: ...
Diario Secreto: ...
[/color]



Última edición por Eileen Valmont el Sáb Sep 03, 2011 3:58 am, editado 1 vez
avatar
Eileen Valmont
Daga de Plata
Daga de Plata

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 21/08/2011
Localización : everywhere
Empleo : enfermera en la daga- bailarina en el moulin; ¿quien dijo que no era versátil?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eileen Valmont

Mensaje por Bianca S. Cipriano el Dom Ago 21, 2011 8:44 pm



beauty comes from within❤:

Bianca S. Cipriano
A beautiful thing is never perfect.
avatar
Bianca S. Cipriano
Angeles Caidos
Angeles Caidos

Avatar : Kristen Stewart
Edad : 26
Mensajes : 652
Fecha de nacimiento : 19/04/1990
Fecha de inscripción : 10/07/2011
Localización : you don't care about that..
Empleo : Dueña del Restaurante Le Procope & Bailarina del Moulin

Ver perfil de usuario http://fallen-daggers.activosforos.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.