Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Saeptum Reformatory {normal}
Miér Mayo 30, 2012 4:31 pm por Christine Meyer

» {*} Funny, did you hear that? Funny!
Dom Mayo 06, 2012 12:47 am por Olymphia E. Knight

»  #Alice Germanotta ~
Mar Feb 14, 2012 8:01 pm por Alice Germanotta

» Registro de Avatar Femenino
Mar Feb 14, 2012 4:39 pm por Alice Germanotta

» Intruso Orgulloso {Valmont}
Dom Ene 22, 2012 1:50 am por Derek Princeton

» Sex, Drugs and Rock & Roll {+18 recien abierto~Elite}
Sáb Ene 21, 2012 11:09 pm por Afiliaciones

» ¡Queremos Fiesta!
Sáb Dic 17, 2011 6:39 pm por Jade M. Dallas

» Atlantic Coast School{Normal}
Miér Nov 23, 2011 4:05 pm por Michelle Harris

» Preston College -AFILIACIÓN NORMAL-
Mar Nov 22, 2011 3:50 pm por Afiliaciones

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 20 el Miér Ago 23, 2017 2:01 pm.
Bianca Cipriano Daniel Evans Olymphia E. Knight Joseph O´Shea
"Fallen Daggers" es un foro basado en historias relacionadas con seres mitologicos. Tanto la historia, personajes cannon como el diseño del foro, son propiedad de los creadores del foro; Bianca Cipriano, Daniel Evans & Joseph O'Shea. Cualquiero señal de plagio sera denunciado. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

La Dinastía de la Rosa{1/?}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Dinastía de la Rosa{1/?}

Mensaje por Brianna J. Blade el Dom Ago 14, 2011 10:37 pm

Bueno, publicaré la primera historia en el foro. Espero que les guste a todos, y ya estoy trabajando en el segundo capítulo. Los comentarios son geniales

La dinastía de la Rosa

Anotación:
Esta historia es basada en mi imaginación, los personajes expuestos pertenecen a la Dinastía Tudor, ninguno de ellos me pertenece. Los únicos personajes que me pertenecen son Olivia Byron y sus relativos. Intentaré escribir a los pertenecientes a esta Dinastía con todo el respeto posible a su personalidad, tanto como Rey como en su vida privada. El título de la historia apela al símbolo utilizado por Henry VIII y sus descendientes, a pesar de que la protagonista no es perteneciente a ella, pasara su vida adentro del castillo.

Palacio de Whitehall, Inglaterra; 1525
Capítulo primero: “El amorío de un Rey y la separación de un reino”

No recuerda cómo fue su llegada al palacio, el reino de Inglaterra, en aquel entonces reinado por Enrique VIII y su esposa y amada reina Catalina de Aragón, estaba en un caos. Hace ya bastante tiempo se corría la voz sobre una joven Ana Bolena capturó el corazón del Rey y se temía la separación del Reino. Su madre, quien hace poco había fallecido de tuberculosis, era una de las damas de honor de la Reina rigente y le había encomendado a su hija cuidar a su reina cuando ella no esté. Tan solo 17 años habían pasado desde su nacimiento y ya era encomendada a ser dama de honor de la Reina misma. Desde el carruaje que la llevaba se podía observar el Palacio de Whitehall en todo su esplendor, la joven no pudo evitar pero dejar salir de su boca un sonido de admiración, el palacio era todo y más de lo que su madre le había contado en sus cartas.

Trabajar en el Palacio nunca había sido lo que quería para su vida, deseaba vivir en el campo y pronto casarse con algún hombre digno de ella, como su padre siempre le recordaba. Pero era el último deseo de su madre y ella cuidaría de la Reina Catalina. Sería difícil, estaba al tanto de la situación con la joven nueva presa del Rey, Ana Bolena y ciertamente la Reina no estaba contenta con ello. Sus pensamientos fueron interrumpidos al sentir el carruaje detener su marcha, a la entrada del Palacio. Abrieron la puerta y uno de los guardias la ayuda a bajar, ofreciéndole la mano. Agradecida acepta y observa una última vez la estructura antes de entrar en él. Le avisaron que, en breve, tendría una charla con la Reina rigente quien, bien conocía a su madre, quería probar la fidelidad de la hija hacia ella.

-¿La Reina desea verme?- pregunta un tanto sorprendida la joven al que parecía ser el Embajador Chapuys, quien se había hecho un gran defensor de la Reina consorte y de la pequeña princesa de Gales, María Tudor. El Embajador la observó por unos momentos y asintió levemente con la cabeza, en signo de afirmación

-En efecto, My Lady- responde este, el termino la hizo sonreír levemente, nunca la habían llamado así de forma tan formal desde hace ya un tiempo, después de todo su vida en casa era más tranquila y no acudía a las fiestas que su padre siempre se empeñaba a llevarla-¿Puedo preguntaros vuestro nombre, mi lady?, así podré avisar a su majestad de su llegada- el hombre, ya de avanzada edad mantuvo sus brazos firmes detrás de su espalda

-El nombre es Olivia Byron, su Gracia- dice la joven con una reverencia mientras el embajador se alejaba. Todavía con sus pertenencias en manos, esperaba impaciente ¿Qué pensaría la reina de ella? Ciertamente ella ya tenía una imagen de la Reina formada, gracias a las cartas de su madre, pero dudaba que su madre la nombrara demasiado delante de la Reina. Observo a los cortesanos pasar, un par de ellos mujeres, quienes le dedicaron una mirada furtiva y una risa disimulada, por lo menos para ellas. Era claro que ella no era de la corte, al menos no por el momento. El embajador Chapuys se acercó a ella nuevamente

-Su Majestad la Reina la está esperando en sus aposentos- ella asintió mientras era guida hacía dicha habitación de la Reina, donde seguramente el Rey también dormía, la curiosidad la invadía a cada paso que recorría la enorme sala. El embajador toco en la puerta y momentos después una de las damas de honor les abría la puerta

-Su Majestad, Lady Olivia Byron ah llegado- dice la dama de honor a la Reina, quien se da vuelta. La primera impresión de la joven era que la imagen que daba era de alguien con confianza, de poder y sabio. Después de todo era la reina. Los rasgos españoles se notaban a rasgos a diferencia de los ingleses como ella misma. Sin embargo algo parecía fuera de lo normal.

La Reina había estado llorando, sin embargo en su rostro solo aparecían las marcas que querían ser tapadas por una expresión seria y de poder. Olivia desconocía la razón de esto, pero seguro involucraba a la chica Bolena y al Rey mismo.

-Pueden retirarse, pueden esperar a las afueras de la habitación-dice la Reina en tono autoritario, un gran acento español marcado, pronto se encontraban las dos a solas en la habitación- Olivia Byron

-Su Majestad, es un honor por fin conocerla-dice Jane tomando con una mano la de la Reina y depositando un leve beso ahí, acompañando a la reverencia. Ella conocía los modales y realmente quería cumplir la voluntad de su madre. La Reina parecía complacida y le indico donde sentarse- Mi madre nos ha hablado maravillas sobre usted

-¿Su madre?...Lady Byron, ah sí- la cara de la reina se oscurece un poco, posiblemente recordando a una de sus más fieles acompañantes- Os otorgo todas las condolencias posibles y espero que sepa que ahora vuestra madre se encuentra con el Señor- la reina toma entre sus manos un rosario que traía en el cuello y Olivia mira el detalle, una pieza de madera simple, pero con tanto valor simbólico para alguien tan católico como la reina

-Os agradezco, su Majestad y tenga por seguro que mi madre confiaba mucho en usted- la joven no quería propagarse, nunca había hablado con la realeza antes y no quería ofenderlos de alguna manera-Perdonad el atrevimiento pero, ¿Dónde se encuentra vuestra Majestad, el Rey?- curiosa, pensando que la Reina y el Rey compartirían aposentos

Podía observar en la cara de la Reina como resistía las ganas de dejar escapar las lágrimas nuevamente, pero al contrario, le dedicó una sonrisa cordial- Mi Rey se encuentra dando un paseo, pero os aseguro que pronto volverá- dice la Reina, una respuesta diplomática. La vista de Catalina se va hacia donde están los bolsos y sonríe- ¿Quisieras tomar el lugar de vuestra madre, supongo Lady Byron?

-Supone Bien, su Gracia. Fue su voluntad la que me trajo aquí pero os aseguro que será todo un honor ser su dama de honor- dice la joven cordialmente con una sonrisa. La Reina la observó por unos momentos y Olivia teme por unos segundos que esta decida echarla, seguro que había jóvenes que podrían tomar el puesto que ella ansiaba. La Reina le dedicó una sonrisa, comprendiendo sus pensamientos

-En efecto lo sería. No os preocuparos, Lady Byron, usted es más que bienvenida entre mis damas- dice la Reina parándose de su asiento. Olivia no pudo evitar dejar escapar una leve risa de sus labios, que termino abruptamente, las puertas se abrieron cuando Olivia estaba a punto de darle las gracias a su Reina

Por la puerta se escucharon unos pasos, y podía observar a un hombre, no pasaría de los 30 años. Pronto la joven lo reconoció como el Rey Enrique. Había escuchado hablar de lo apuesto que era, pero la verdad no era nada comparado con los relatos. El Rey tenía un aspecto que imponía respeto, tanto como la Reina, su cabello era corto pero castaño rojizo, y ojos celestes. Sin duda era la imagen de un monarca inglés en todo su esplendor. Pronto llegó a los aposentos donde la Reina consorte y Olivia se encontraban. Una reverencia rápida de las dos ante su Majestad era más que necesaria.

-Mi Reina- dice Enrique estirando su mano a su esposa, besándola delicadamente y ayudándola a levantarse. Pronto el Rey dedicó una mirada a Olivia, que todavía estaba arrodillada en su reverencia-¿Quién es la joven, mi Reina?

-Lady Byron, su majestad. Su madre ha sido una gran amiga dentro de Palacio y ahora ella ocupará su lugar- dice la Reina, tomando la mano de su marido dedicándole la más grande de las sonrisas. El Rey volvió a dedicarle la mirada y le indico que podía volver a su posición original, para sus adentros estaba muy agradecida

-Es un placer conocerlo finalmente, Su Majestad- la joven besa la mano de su majestad, como minutos antes lo hizo con la Reina. La mirada del Rey seguía plantada en la joven, Olivia se sintió lentamente bajo presión, ¿Qué estaba esperando, porque la observaba tanto?

-Vamos Olivia, os mostraré donde pondrás tus cosas y tan pronto empieces a acompañarme mejor- la Reina se adelanta, despidiéndose de su esposo y caminando hacia otra de las puertas, donde se imaginaba dormían las otras damas de honor. Volvió a observar al Rey

-Lady Byron, espero encontrarla más tarde entonces- dice el Rey con una media sonrisa. La joven no pudo evitar el sonrojo, el Rey era bastante encantador, la Reina era afortunada de tenerlo, o al menos eso pensaba en ese momento. Una nueva reverencia de Olivia y pronto seguía la reina hacia su nueva habitación

La última vista que tenía del Rey era de una joven acercándose a él, la joven, oculta tras un velo, susurra unas palabras en el oído del joven Rey. En el cuello de la dama, se encontraba un hermoso collar de perlas, donde colgaba la letra B. ¿Acaso será la chica Bolena?, pronto los guardias cerraron la puerta, dejando que Olivia no tuviera nada para ver. Suspiro mientras conocía a todas las chicas y le daban nuevas ropas, ya pues, las suyas eran muy poco apropiadas para la compañía de la Reina.
avatar
Brianna J. Blade
Humanos
Humanos

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Empleo : Estudiante de Universidad

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Dinastía de la Rosa{1/?}

Mensaje por Christine Meyer el Dom Ago 14, 2011 10:45 pm

Me guta *-----* espero 2do capitulo XD
avatar
Christine Meyer
Licantropos
Licantropos

Mensajes : 652
Fecha de inscripción : 19/07/2011
Localización : encerio? , encuentrame 8)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.